Dejar de fumar sin efectos secundarios

Los síntomas de abstinencia por dejar de fumar más comunes son: necesidad de nicotina, ansiedad, frustración, irritabilidad, depresión y aumento de peso. Una de las formas de dejar de fumar sin padecer estos temidos efectos secundarios es utilizar sustitutivos de nicotina, y su reducción de una forma gradual hasta dejar de necesitarlos.

Pero puedes ayudar a tu cuerpo a combatir estos síntomas siguiendo estas pautas que te proponemos:

  • Si tienes muchas ganas de fumar, respira profundamente y prueba a poner en práctica técnicas de relajación. Bebe mucha agua o zumos de fruta. Mastica chicles sin azúcar o come alimentos bajos en calorías. Este deseo será cada vez menos intenso y frecuente.
     
  • Si no puedes dormir, evita el café, el té y todas las bebidas que contengan cafeína, sobre todo a partir de las 18’00 horas. Toma infusiones y practica algún ejercicio físico porque te irás más cansado a la cama y podrás conciliar el sueño mejor.
     
  • Si te duele la cabeza, intenta relajarte y date una ducha o un baño con agua templada.
     
  • Si padeces estreñimiento, introduce en tu dieta alimentos ricos en fibras que encontrarás principalmente en las frutas y en las verduras y bebe un mínimo de 2,5 a 3 litros de agua al día.
     
  • Si te cuesta concentrarte, evita el consumo de alcohol y no te exijas un alto rendimiento durante las dos primeras semanas después de haber dejado de fumar.
     
  • Si estás muy nervioso, camina, date un baño y evita el café, el té y las bebidas que contienen cafeína. Prueba a relajarte como prefieras, dando un paseo, leyendo o viendo tu película favorita.
     
  • Si tienes hambre, bebe mucha agua y zumos de fruta. No abuses de los azúcares refinados y de los alimentos ricos en calorías.
     
  • Si dejar de fumar te provoca astenia, aumenta tus horas de sueño y te sentirás menos fatigado.
     
  • Si te encuentras irritable, camina, relájate, recurre al baño de agua templada y piensa que se trata de un periodo transitorio, y que tu angustia muy pronto desaparecerá.
     
  • Si sientes ansiedad, mantente ocupado, aprovecha para reunirte con tus amigos, conversar con tu familia y realizar actividades agradables que te hagan olvidar tu necesidad de fumar.
     
  • Si tienes disforia, es decir, te sientes triste e incluso depresivo, busca apoyo, comparte tus sensaciones e impresiones con personas que hayan dejado de fumar. Su experiencia te ayudará a sobrellevar el proceso de abstinencia y a comprobar que puedes dejar el tabaco si verdaderamente lo deseas.