Spray bucal de nicotina BucoMist para dejar de fumar

Es un nuevo formato que permite una pulverización de nicotina directamente en la boca de una forma fácil y cómoda. Su acción se debe a que administrando al cuerpo una pequeña cantidad de nicotina, alivia los síntomas de abstinencia que aparecen al dejar de fumar, incluyendo las ansias de fumar.

La principal ventaja que presenta un spray bucal para dejar de fumar con respecto a otros productos sustitutivos de la nicotina es la rapidez de absorción y el alivio que el paciente siente.

Se recomienda utilizar el spray cuando se siente el deseo de encender un cigarrillo, y una segunda dosis inmediatamente después si no se ha eliminado la ansiedad. La pulverización se localiza entre las mejillas y las encías y es precisamente el contacto del principio activo con el tejido interno de la boca lo que garantiza su eficacia. 

El tratamiento recomendado incluye 3 fases:

  • La primera fase tiene una duración de 6 semanas y consiste en sustituir 1 o 2 pulverizaciones cada vez que tengas ganas de fumar un cigarrillo.
  • La segunda fase se extiende desde la semana 7 hasta la semana 9 y consiste en reducir el número de pulverizaciones hasta llegar al 50% de las pulverizaciones de la fase 1 en la semana 9.
  • La tercera fase va de la semana 10 a la 12 y consiste en continuar reduciendo el número de pulverizaciones hasta 4 pulverizaciones al día en la semana 12 y dejarlo.

La dosis máxima recomendada es de 4 pulverización por hora y 64 pulverización al día.

Un ensayo clínico realizado por el Dr. Philip Tonnesen, del Hospital de Gentofte en Copenhague (Dinamarca), ha constatado la eficacia del spray bucal a la hora de reducir los síntomas del síndrome de abstinencia. Los efectos secundarios que provoca, irritación de garganta, náuseas y salivación excesiva, son sensiblemente inferiores a los que padecen los fumadores que utilizan el spray nasal.