Dejar de fumar con láser

Dejar de fumar con láser diodo también ha comenzado a utilizarse para eliminar la adicción al tabaco. Consiste en aplicar láser de baja intensidad en determinados puntos del cuerpo: cabeza, antebrazo y pecho. Esta técnica tiene mucho que ver con la acupuntura puesto que el haz de luz se aplica en zonas donde los acupuntores utilizan las agujas, porque representan determinados órganos y sistemas del cuerpo humano.

No existe constancia científica sobre su eficacia, a pesar de que quienes ofrecen este servicio afirman que el tratamiento es eficaz en un 85%. El láser aplicado en estos puntos controla la ansiedad, al provocar la liberación de endorfinas que contribuyen a aliviar los efectos de la nicotina en el cuerpo y reducir los efectos del síndrome de abstinencia.

El tratamiento dura una hora y precisa de una sesión de refuerzo de 15 minutos, una semana después. El paciente ha de estar sin fumar las tres horas previas a someterse a la terapia y no llevar ningún objeto metálico en contacto con la piel.