Skip to main content

You are here

dependencia al tabaco

Dependencia al tabaco

Revisado y aprobado por: Teresa de la Cerda - Departamento Médico

Tomar la decisión de combatir la dependencia al tabaco es algo importante, una verdadera elección de vida. El tabaco y la nicotina actúan directamente sobre el sistema nervioso central y provocan una adicción compleja, con varios componentes.

Tipos de dependencia al tabaco

Dependencia física (químico):

El efecto de la nicotina, absorbida en cada calada, se siente rápidamente. Ofrece una sensación de placer y bienestar que, pasado un tiempo, que oscila entre media hora y una hora, empieza a desaparecer. Esto, combinado con el gesto repetitivo (de 10 a 20 veces por cigarrillo), explica la adicción a la nicotina. De esa forma, se activan los receptores nicotínicos que reclaman su dosis diaria de nicotina, provocando una dependencia física al tabaco.

Además, la adicción física al tabaco está relacionada con el síndrome de abstinencia, causado por el descenso drástico de la cantidad de nicotina en el organismo en comparación con el umbral al que el fumador se había acostumbrado. Apareciendo síntomas como el malestar general, la ansiedad, inquietud o la pérdida de memoria reciente que pueden llegar a ser muy intensos.

Los síntomas producidos por el síndrome de abstinencia y los signos percibidos pueden ser muy intensos.

Dependencia psicológica (conductual):

Tomar un café, llamar por teléfono, hacer una pausa: estas actividades están registradas en el cerebro como actividades vinculadas al cigarrillo. Es un hábito, una rutina, una costumbre.

El cigarrillo es el compañero ideal gracias a que la nicotina libera dopamina. La dopamina es un neurotransmisor liberado por el cerebro cuando hacemos cosas que nos gustan. Como resultado, la nicotina aumenta la sensación de bienestar y hace que quien la consume se sienta más alegre, relajado. Así, el hábito tabáquico puede ser considerado por el fumador como un refuerzo positivo que satisface una necesidad fisiológica y emocional. Esta adicción es tal que algunos fumadores creen que no pueden vivir sin fumar. La adicción psicológica varía según las personas y dura más tiempo que la adicción física, dado que es más compleja. La adicción psicológica a la nicotina se asocia a las emociones: desde el estrés hasta el enfado, pasando por la concentración.

Para superar la adicción, es necesario cambiar esos hábitos que relacionamos con el acto de fumar y reemplazarlos por otros, como puede ser practicar ejercicio físico.

Dependencia social:

Este tipo de adicción está relacionada con la presión social y las relaciones. Algunos lugares, ambientes y personas, incluso publicidad, incitan a fumar...

Por tanto, es importante pensar en lo que podríamos hacer en esas circunstancias para resistir las ganas de fumar o evitar esas situaciones, sobre todo, a partir del momento en el que hemos decidido dejar de fumar. La preparación previa es muy importante para vivir en el entorno social habitual, pero sin necesidad de recurrir al tabaco.

Si quieres dejar el tabaco te recomendamos visitar nuestro artículo con consejos para dejar de fumar y que te informes sobre la Terapia Sustitutiva con Nicotina (TSN), ¡seguro que llegarás a hacer algo increíble!

consejos para dejar de fumar

Consejos para dejar de fumar

Descubre los datos adecuados y las tácticas que te serán de utilidad para librarte del tabaco para siempre.

tabaquismo

¿Qué es el tabaquismo?

El tabaquismo mata anualmente alrededor de 7 millones de personas. Infórmate más sobre el tabaquismo y el tratamiento para abandonarlo.